• Català, valencià
  • English
  • Español

Asociación Defensa Derechos Animal Ong ADDA

Qué denunciamos?

Espectáculos de Tortura

Tortura (del latin tortüra): Grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos.

CORRIDAS DE TOROS

El toro: Mamífero de sangre caliente y sistema nervioso, con capacidad para sufrir y memoria para recordar situaciones agradables o dolorosas vividas con anterioridad. Un rumiante apacible con tendencia a la huida antes que al ataque. Puede defenderse, atacando, si se encuentra en situación de peligro, acorralado o acosado. Como cualquier otro vacuno, su hipersensibilidad le induce a espantar una simple mosca que se le pose en el cuerpo, con movimientos nerviosos del rabo o de la piel.

Las corridas de toros son un compendio de violencia, tortura premeditada y engaño practicados en una plaza pública, contra un animal asustado y desorientado que intenta huir de un entorno que le es ajeno y hostil. Un espectáculo cruel que tiene reglamentada la tortura en "tres tercios" y con tres instrumentos de martirio: "pica, banderillas y espada" para que sean ejecutados sobre la víctima de forma ordenada, reiterativa y sistemática.

Crónica de la Torotura (utensilios de tortura):

1. LA PUYA (suerte de varas) :

Vara redonda acabada en punta metálica. Su finalidad es horadar y barrenar el lomo (cerviquillo) del toro para empezar a humillarlo y destruirlo. Las perforaciones producidas por la puya (una a tres veces) pueden ser muy profundas (hasta 40cms.) La herida produce una pérdida de varios litros de sangre y considerables destrozos de los músculos, nervios y partes blandas. Los puyazos reducen la fuerza del animal y lo dejan herido de gravedad.

La embestida del toro es contenida por el cuerpo del caballo obligado a actuar de muro de contención. El choque es equiparable a una fuerza de 500 a 600 kgs. de peso a una velocidad de 40kms/hora. El traumatismo del golpe se transmite al cráneo, el cerebro, la columna cervical y la médula del toro.

EL CABALLO es otra de las víctimas. Además del trauma que supone actuar de muro de contención en las embestidas, en ocasiones es derribado resultando corneado por el toro.

2. BANDERILLAS:

Palos de 70 u 80 cms. de largo acabados en forma de arpón. Tres pares de banderillas son las reglamentarias con el objetivo de seguir torturando y desangrando al toro. Una vez clavadas, resulta difícil que puedan soltarse . Los propios movimientos, nerviosos y desesperados del animal incrementan la pérdida de sangre así como los desgarros y el dolor que los arpones producen en sus carnes laceradas.

3. ESPADA (suerte de matar):

En teoría tiene como finalidad matar al toro de una estocada en el corazón. Pocas veces el matarife acierta y el toro, agotado y martirizado, tiene que padecer varias estocadas que le perforan el pulmón, provocándole encharcamiento por su propia sangre y asfixia.

4. DESCABELLO Y PUNTILLA:

Dependiendo de si el toro agoniza levantado o echado los matarifes intentan rematarlo con la puntilla (puñal) o la espada del descabello clavándoselo en la cerviz, una o varias veces. No es raro que, aunque aparentemente muerto, el toro paralizado por la herida de la médula espinal, siga vivo y consciente de su agonía mientras le cortan el rabo y las orejas o lo arrastran al desolladero.

CAMPAÑAS, COMO COLABORAR

Son numerosas las iniciativas, campañas y actividades, llevadas a cabo por ADDA en relación a este cruel espectáculo. Entre ellas destacan la campaña conjunta de ADDA y WSPA entre los años que culminó en el año 2004 con la Declaración de Barcelona como ciudad Antitaurina y a la que se han sumado numerosos municipios de Cataluña.

Una nueva acción dirigida al Parlament de Catalunya en el año 2005, solicitando la supresión definitiva de las corridas de Toros fue respaldada por más de 600.000 firmas y también por los resultados de tres encuestas realizadas por Demoscopia por encargo de ADDA y WSPA.

El 82% de los entrevistados opinó que las corridas de toros son un espectáculo cruel e injustificado y el 73,1% desea su supresión.